• 9849-xxx-xxx
  • hola@lifeiswanderlust.com
  • Barcelona. España
Berlín
Ruta desde Berlín a Budapest

Ruta desde Berlín a Budapest

EUROTRIP de 7 días en el cual visitamos las ciudades de Berlín, Potsdam, Praga, Viena y Budapest durante la primavera de abril de 2019, una de las mejores fechas para viajar dadas las excelentes condiciones climáticas y además porque suele ser algo más barato que en temporada alta o verano. Te invitamos a leer el itinerario diario de nuestra ruta de sitios, que sin duda vale la pena conocer.

Día 1: Llegada a Berlín

Desde Barcelona-El Prat al aeropuerto de Berlín Schönefeld, Alemania, el vuelo tarda aproximadamente 3 horas y 13 minutos. Al llegar al aeropuerto de Berlín se puede coger el Airport Express que en tan solo 30 minutos acerca al centro de la ciudad.

Día 2: Recorrido por Berlín

Bajo una fría mañana primaveral comencé mi recorrido desde la calle Friedelstraße, donde se ubicaba mi Airbnb pasando por el barrio de Kreuzberg o también llamado “barrio turco” y luego seguí caminando hasta llegar al barrio de Friedrichshain situado al otro lado del Río Spree y comunicado por el Puente Oberbaum. Hacia la calle Mühlenstraße se encuentra East Side Gallery, la mayor galería de arte al aire libre, que corresponde a un tramo de 1,3 km del antiguo muro de Berlín reconvertido en una maravillosa obra artística que refleja las esperanzas de construir un mundo mejor y una oda a la libertad. Destaco la pintura del beso entre Honecker, (líder de la Alemania Oriental) y Breschnew (de la Unión Soviética), la del Trabant atravesando el muro y sin duda, mi preferida es “Sucedió en noviembre” del artista Kani Alavi que representa las emociones de diferentes personas durante la caída del muro de Berlín.

“Sucedió en noviembre” del artista Kani Alavi que representa las emociones de diferentes personas durante la caída del muro de Berlín.

Desde Friedrichshain cogí un bus que al cabo de 15 minutos me dejó en Alexanderplatz desde donde se puede contemplar la majestuosa Torre de Televisión y el famoso Reloj Mundial. La Torre de televisión fue inaugurada en 1969 como símbolo del poder de la hasta entonces Berlín Oriental.

Desde Alexanderplatz comencé una caminata de aproximadamente 40 minutos pasando por Mite y Bebelplatz hasta llegar a la Puerta de Brandenburgo y Pariser Platz. Recomiendo hacer todo este recorrido por la calle Unter den Linden, que es una de las principales avenidas de Berlín y que alberga los principales monumentos históricos de Alemania, entre ellos el Museo de Historia Alemán, la Universidad Humboldt y el Edificio de la Nueva Guardia.

Desde la icónica Puerta de Brandenburgo, que es considerada uno de los principales referentes de la reunificación alemana se puede hacer un free tour para adentrarte mucho más en la historia de Berlín, recomiendo el tour ofrecido por la agencia Sandemans que empieza delante del Starbucks que hay en la Puerta de Brandeburgo (aquí encontrarás el link para reservar anticipadamente tu free tour por Berlín). El free tour tiene una duración de aproximadamente 3 horas y cuenta con guías en español y el itinerario comienza en la Puerta de Brandenburgo y finaliza en Gendarmenmarkt, pasando por el Monumento a los judíos asesinados en Europala Topografía del Terror, un museo conmemorativo al aire libre, donde también se exhiben partes de lo que queda del muro de Berlín, el Checkpoint Charlie que era un antiguo paso de control estadounidense durante la guerra fría y Bebelplatz donde se encuentra El monumento en memoria de la quema de libros.

Desde Gendarmenmarkt, que es considerada una de las plazas más bonitas de Berlín y donde se encuentran sus catedrales gemelas: la Deutscher Dom (catedral alemana) y la Französischer Dom (catedral francesa), hice un corto descanso para continuar el recorrido hacia el Museo Judío de Berlín en un recorrido a pie de aproximadamente 30 minutos a pie. Este museo es uno de los museos más grandes de Europa y alberga diferentes obras, fotos, cartas y objetos cotidianos de la vida de los judíos en Alemania y muchos espacios que intentan reflejar la tensión que existió entre alemanes y judíos. El horario del museo es de 10 a 19 horas y el precio de la entrada general es de 8 euros (3 euros para estudiantes y discapacitados). Para los niños o menores de 18 años la entrada es libre. En el mismo museo se encuentra un sector de cafetería y un jardín donde puedes relajarte y comer algo.

Continúo mi recorrido de regreso hacia el distrito gubernamental del Berlín para visitar el Edificio del Reichstag o Parlamento Alemán. Recomiendo reservar con anticipación una visita a la cúpula de cristal del Parlamento diseñada por el arquitecto Norman Foster y que es uno de los símbolos de la ciudad. La visita es gratuita y se puede reservar anticipadamente en el siguiente link.

Día 2: Potsdam y llegada a Praga

Potsdam es una de las ciudades más bellas de Europa y es considerada ciudad Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad fue la antigua residencia de los reyes prusianos y los kaisers alemanes, por lo que está rodeada de hermosos palacios y jardines similares a los del Palacio de Versalles en Francia. Se encuentra situada a 20 km de la ciudad de Berlín y se puede visitar en un día.

Comencé mi recorrido desde la estación de tren Berlin-Neukölln hacia la estación Friedrich-Engels en Potsdam. El recorrido demora aproximadamente 30 minutos. Una vez en la estación de Potsdam caminando hacia la Iglesia de San Nicolás se encuentran los tranvías que hacen acercamientos por la ciudad y hacia buses que llegan a las cercanías del Parque de Sanssouci, un magnífico parque que creo que es sin duda una visita obligada. Dentro del Parque se puede visitar el Palacio de Sanssouciel Pabellón Chino y el Nuevo Palacio de Potsdam.

Regreso a Berlín específicamente a la estación Schönberg desde donde cogí un autobús directo a la estación de autobuses de Florenc en Praga, el recorrido demora aproximadamente 4 horas y 14 minutos. Desde la estación se puede coger el metro que acerca a la ciudad o bien combinarlo con los numerosos tranvías tan típicos en esta ciudad.

Nuevo Palacio de Potsdam, Potsdam, Alemania
Día 3: Recorrido por Praga

Comienzo el recorrido por la ciudad vieja de Praga o Stare Mesto donde se encuentra gran parte de las atracciones turísticas de esta ciudad. Desde este punto me dirigí hacia Malá Strana cruzando en mi camino el hermoso Puente de Carlos y sus dos torres. Este magnífico puente fue construido en el año 1402 por el Emperador Carlos IV y cuenta con 30 estatuas y una vista espectacular y panorámica desde la torre de la ciudad vieja. Es el puente de la típica postal de Praga por lo que sin duda es una visita imperdible.

Malá Strana es una de las zonas más antiguas de Praga y en su recorrido se puede disfrutar de la rica arquitectura conservada en sus calles. Destaca la Iglesia de San Nicolás, una iglesia jesuita de estilo barroco y cercana a ella está la plaza de Malá Strana o Malostranské náměstí donde también se encuentra la Columna de la Peste, que fue erigida entre 1713 y 1715, como un símbolo de gratitud al finalizar la epidemia de la peste negra.

Desde Malá Strana comencé el recorrido de regreso a la ciudad vieja cruzando esta vez el puente Mánesův most y caminando por la calle Kaprova hasta llegar a la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, contemplando en mi recorrido por la plaza a la hermosa Iglesia de Týn de estilo gótico y con sus afiladas torres de más de 80 metros de altura, así como también el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja donde se encuentra el impresionante Reloj Astronómico, construido en 1410. Este reloj se compone de tres partes: una esfera inferior que representa los meses del año y los signos del zodiaco, el reloj astronómico y las figuras animadas de los 12 apóstoles además de cuatro figuras más el turco, la avaricia, la vanidad y la muerte (que es representada con un esqueleto). Cada vez que el reloj cambia de hora se puede observar el desfile de estas figuras, lo que es muy peculiar.

Después de un merecido descanso en la plaza me dirigí hacia la Plaza de Wenceslao, donde comencé el free tour reservado con la agencia United World Tours. El tour hace un recorrido por la historia de la Ciudad Vieja y el Barrio Judío en aproximadamente 3 horas y pasa por la plaza de la ciudad vieja y el reloj astronómico que ya había visitado, pero adicionalmente me permitió hacer un recorrido por el Barrio Judío o Josefov que fue la residencia del escritor Franz Kafka, además de visitar la Sinagoga española y el antiguo cementerio judío. También hace un recorrido por la Torre de la Pólvora, que es la puerta principal de la ciudad y la Plaza de las Repúblicas o Casa municipal de Praga, llamada así porque en 1918 se proclamó en esta misma el nacimiento de la República Checoslovaca. El tour sirve mucho para comprender un poco la historia sobre la ocupación Nazi, el Golpe Comunista, la Primavera de Praga, y la Revolución de Terciopelo.

Y entrada la tarde, me dirigí hacia el segundo tour hacia el Castillo de Praga, que al igual que el anterior comienza en la Plaza de Wenceslao y desde ahí se coge un tranvía (3,5,6,9,14 y 24 y parada en Václavské náměstí). El coste del transporte más el guía del tour es de 12 euros y 10 euros para estudiantes. Después de un extenso recorrido se llega a imponente Puerta de Matías desde donde se puede observar el Castillo de Praga, que fue residencia en su momento de los reyes de Bohemia y que es ahora la actual sede presidencial. El recorrido pasa también por la Catedral de San Vito, de estilo similar a la Catedral de Notre Dame y el callejón del oro, denominado así por los orfebres vivieron allí. Destaca al final del tour la visita al muro de John Lennon, un memorial de homenaje al artista y un símbolo de la libertad de expresión. El tour finaliza en Puente de Carlos a la hora que se puede avistar una hermosa puesta de sol si es que el tiempo es benigno y te permite observar esta hermosa postal desde lo alto de la vieja torre. Desde ahí, me dirigí por la orilla del Río Modava hacia uno de los emblemas modernos de la ciudad “La Casa Danzante” de estilo deconstructivista.

Después de este exhaustivo día turístico no está nada mal disfrutar de una exquisita cerveza. Sin duda alguna Praga es una ciudad que ofrece una amplia gastronomía, pero sobre todo, se puede disfrutar del privilegio de beber una deliciosa cerveza en uno de sus tantos bares.

Imagen capturada desde lo alto de la Torre Vieja en el Puentes de Carlos, Praga, República Checa
Día 4: Llegada a Viena

Temprano por la mañana me dirigí desde la Estación central de Praga (Praha hlavní nádraží) para coger un tren con dirección a la Estación de tren Wien Simmering, el viaje demora alrededor de 4 horas y 20 minutos. Al llegar a la estación de Viena cogí el metro que me dejó directamente en el centro y frente a la Iglesia de San Esteban de estilo románico y gótico y uno de los emblemas y visita obligada de Viena.

Día 5: Recorrido a la ciudad de Viena

El primer recorrido fue hacia el Palacio de Schönbrunn, conocido también como el Versalles vienés. En su recorrido se puede apreciar los fantásticos jardines que le rodean digno de la residencia de sus antiguos monarcas. Hoy, el palacio es patrimonio de la humanidad de la UNESCO debido a su importancia histórica.

Después de quedar maravillada con estos preciosos jardines me dirigí al metro para acercarme nuevamente al centro de la ciudad. Comienzo mi ruta caminando desde la estación de Meidling en dirección a la zona de Innere Stadt, donde se encuentra gran parte del casco histórico de la ciudad. Desde ahí cogí un tranvía que me acercó a Landstraße desde donde seguí mi ruta hasta llegar a el Monumento a la guerra soviético, que se construyó para conmemorar a los soldados soviéticos que murieron en acción durante la Ofensiva de Viena, en la Segunda Guerra Mundial.

Desde este punto seguí mi camino hasta Belvederegarten o los jardines del Palacio Belvedere, con su majestuosidad y estilo barroco, que con gran cuidado y dedicación reciben mantenimiento, dejan una impresión de una ciudad muy verde y te invitan a tomar un descanso para proseguir tu ruta o si eres un amante del arte barroco apreciar exposiciones que albergan arte austriaco desde la época medieval hasta el presente que se exhiben dentro de los palacios. Si te interesa reservar entradas a alguna de estas exposiciones te recomiendo visites la web donde encontraras más información sobre precios y horarios.

Palacio Belvedere, Viena, Austria

Luego caminando de regreso en dirección a Karlsplatz, me encuentro con una de las iglesias barrocas que más ha llamado mi atención, la Iglesia de San Carlos Borromeo. Esta iglesia de estilo barroco y patrimonio de la humanidad fue construida después de que una fuerte epidemia de peste que azotó Viena en 1713 con lo que Carlos VI prometió que levantaría un templo dedicado a san Carlos Borromeo, un héroe de la epidemia de peste de 1576.

Desde este punto me dirigí caminando hacia La Ópera Estatal de Viena que es sin duda un sitio ineludible y muy visitado en Viena. Es una de las más importantes del mundo y ofrece un variado programa de óperas y obras de ballet que vale la pena ver alguna vez en la vida. Si te interesa esta opción puedes visitar la página de la Ópera Nacional de Viena.

Día 6: Último día en Viena y llegada a Budapest

El último día en Viena lo aproveché para visitar el famoso Reloj Ankeruhr y el Práter. El rejoj es en realidad un puente que une los dos edificios del patio de Anker y muy similar al que está en Praga, a las 12:00 AM salen unas figuras a desfilar al son de la música.

Luego de observar el espectáculo que brindan estas figuras cogí el metro que me dirigió hasta el Práter, un extenso parque de diversiones de estilo antiguo y con una majestuosa Noria de 60 metros de altura que te puedes quedar mirando por horas porque es realmente hermosa y como no, si este parque es uno de los más bellos del mundo. Si tienes tiempo y ganas, puedes disfrutar de un paseo o excursión, hacer rutas a pie, en bici, patinete o como te guste porque este parque es muy extenso en áreas verdes. Pero en mi caso, como tenía menos tiempo, solo estuve unos breves minutos que me permitieron mirar las atracciones que con ese toque retro te cautivan sin duda y te trasladan a tus tiempos de niñez.

Noria del Práter, Viena, Austia

Luego de esta visita a este maravilloso parque me dirigí en metro y luego en tranvía hacia la estación Schweizer-Garten desde donde cogí el bus que me trasladó a la estación de autobuses de Kelenföld en la ciudad de Budapest en un viaje de aproximadamente 3 horas.

Día 7: Recorrido por Budapest y fin de viaje

Ya en la ciudad de Budapest, nombre que se le confiere por la unión de dos ciudades: Buda y Pest separadas por el Danubio pero que unidas por del Puente de las Cadenas conforman esta hermosa ciudad. Mi primer recorrido de la mañana fue hacia el Parlamento Húngaro que es uno de los íconos de la ciudad y que recomiendo también visitar por la noche observando su reflejo en el Río Danubio. Este monumento de estilo neogótico fue levantado en entre 1884 y 1902 siendo uno de los parlamentos más grandes del mundo. Este puede ser visitado por dentro, pero se recomienda reservar las entradas con anticipación dado que se agotan rápidamente. Una de sus curiosidades es que tiene 96 metros de altura porque en 1896 se celebró el milenio de la nación.

Parlamento Húngaro, Budapest, Hungría

Luego de tomar las fotografías de rigor de este majestuoso monumento me dirigí hacia el punto de encuentro de un free tour que me permitiera entender mejor la historia y cultura de esta ciudad. El tour lo reservé con la agencia Budapesttours y se puede reservar directamente en la página de freetours.com. El recorrido comienza en la plaza donde se ubica el parlamento para luego seguir el recorrido hasta la Plaza de la Libertad situada en lo que fuera un antiguo cuartel. y que no deja de ser polémica porque entre 1848 y 1849 combatientes de la libertad de Hungría fueron ejecutados en ese lugar y porque uno de sus monumentos es un memorial en homenaje a las tropas del Ejército Rojo que liberaron Budapest en 1945 pero que en la actualidad a muchos húngaros no les hace mucha gracia este monumento. Y esta plaza no deja de lado los contrastes propios de cualquier otra ciudad porque en esta misma plaza hay una estatua de Ronald Reagan, considerado en Hungría como un símbolo de la lucha contra el comunismo soviético.

En este mismo tour destaco la visita al Monumento a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, que también es un lugar que causó gran polémica en su inauguración por causa de una falsa interpretación histórica que rodea el trasfondo del monumento del águila (Hitler, nazismo alemán) atacando al arcángel Gabriel o reino de Hungría. Pero sin ánimo de entrar en polémicas, hay un pequeño rincón de protesta que recuerda a las víctimas de esta masacre con unas fotografías, documentos y maletas que recuerdan lo sufrido en el holocausto y en mi opinión esto es lo que vale la pena ver para tener un espacio de reflexión al respecto.

Rincón de protesta frente al Monumento las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, Budapest, Hungría.

Después de terminado el free tour me dirigí hacia las orillas del Danubio a contemplar uno de los memoriales más emotivos de mi recorrido los sesenta pares de zapatos que componen el monumento creado en recuerdo a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial que fueron ejecutadas y arrojadas a las aguas del río Danubio. Sin duda, vale la pena permanecer un momento en este monumento y tomar un espacio de reflexión mirando hacia el Danubio.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *